Obra (Work)
www.rosembergsandoval.com
 


Prólogo

Cuadrado negro o Malevich Lumpen (1980)
Ártico (1980)
Proyecto para
cámara neumática (1980 - 1981)

Kamentza (1980 - 1982)
Extensión (1980-1981)
Situándome (1981 - 1982)
Estructura (1981 - 1982)
Nicho (1982 - 1983)
10 de marzo de 1982
12 de marzo de 1982
Pañuelo de Anacleto (1983)
Mapa de Cali (1983)
Acciones individuales (1983)
Síntoma (1984)
Objeto de cura (1984)
Caquetá (1984)
Cauca (1984-1985)
Bolivar Ahora (1985) 
Objeto de Ofensiva (1984-1985)
Children´s room (1985-1986)
Diana (1985-1986)
A manera de emergencia (1985)
Puñal (1987-1988)
Alcalde popular (1991)
Caribe (1989-1992)
Yagé (1992)
Arru-rrú (1991-1995)
Sueño plata (1995-1996)
Mami, tengo miedo (1996)
Villa pum-pum (1997)
Baby Street (1998-1999)
Mugre (1999-2004)
Dibujo Sucio (1999-2003)
Coche de bebé (1999)
Morgue (1999)
Ana María (1984-2002)
Bebé (2000)
Puñal, pañal (1996-2000)
Dibujos privados (1995-2001)
EU-ropa (1999-2000)
Rose-Rose (2001-2004)
Pintura robada (1997-2003)
Mugre UN (2003)
Proyecto de Vivienda Casita de Arroz (2004)
Yermo (2004 - 2008)
Banderas sucias (2004-2014)
Arrozudo (2005-2006)
Jamundí (2007)
Metate (2007) 
Emberá - Chamí (2008)
Silvia - El Niño de la Casa (2011-2012)
Patria (2012)
El Tablón en Rojo 2 (2011-2012)
Inhumano (2008)
Pijao (2013)
Dibujo Textual (2013) 
Chinchorro (2013) 
Venus Escolar (Múltiple) (2012-2014)
Mapas Rotos (2011-2014) 
Sudor Pantalón (2013-2014)
Curaca (2014)
Cura (2014)
Ramo (2015)
Tejido (2015)
Toribío (2015)
Colcha de mugre (2015)
Payé - El coche de Tomás (2016)
La Jornada CDMX, NY Times, El Tiempo de Bogotá (2016)
Limpiándome las manos (2016)
Precolombino Mapa - Mujer (2016)
Oro y mugre (2016)
Puñado de tierra (2017)

 

Todos los Derechos Reservados.
© rosemberg sandoval. 2017.


Soy un artista montañero y pobre, de padres campesinos desplazados, soy el menor de catorce hermanos.

Hacer arte es y ha sido para mí un desafío contra todo. Contra el dinero, contra el gusto, contra el mito del arte y contra los viajes obligatorios a Norteamérica y Europa.

Sólo a través de libros u otros recursos he podido construirme un gran Quipú a manera de Vía Láctea en expansión que anudo en mi guarida, viajando a través de mi ser, autodescubriéndome.

La primera acción corporal que presencié y que me produjo muchas cosas y nada una y otra vez, la hacía una hermana de mi papá que vivió algún tiempo con nosotros estando yo muy pequeñito y consistía en permanecer sentada y quieta sobre su baúl de madera cruda, contenido de sus pequeñas cosas, para luego cortar esa quietud absoluta, con un estado de convulsión que la tumbaba brutalmente de su pedestal, hiriéndose alguna ceja, la boca o sus codos. La imagen de ella con su mirada fija en el vacío y ataviada con un remendado vestido de flores, su rostro desdentado y su cabello lacio tocado cuidadosamente con una diadema brillante, siempre quedó en mí.

En 1981 empecé mi carrera como artista directamente en una institución agonizante: el Museo Nacional, y me obsesionaba una preocupación... ¿Cómo mierda voy a vivir con esta obra tan enferma y con este proyecto de vida tan suicida en este entorno tan podrido?

Necesitaba entonces una coartada, algo así como una beca y conseguir a través de ella un subsidio en Nueva York. Hice vueltas con el consulado en Bogotá, y no, hijueputa, ni mierda. Me tocó quedarme aquí, en cautiverio, alimentando una actitud descuadernada y disuelta a todas mis actividades pero coherente y centrada en anudar lo ancestral-actual y lo lumpen-eterno; transustancializando la política y la historia como riesgo entraña y forma irreversible, en un alrededor tejido inconexamente de errores sociales, políticos y económicos y tratando de entender el mundo desde ecosistemas plástico-visuales y prácticas de otra naturaleza inventadas con procesos anónimos en lugares robados y tratados con materiales crudos, mutantes y medios difusos, borrosos, inestables, irritados, pero conectados con la estética del dolor y la muerte.

Saltarme las instituciones es para mí muy divertido y fácil, aunque vivir de lo que produzco sí ha sido un problema agudo, pues vender o dejar en consignación en una galería de arte un grabado impreso sobre piel de cadáver de niño, conservado en un frasco con formol sostenido con una astilla de vidrio, es una utopía de adquisición para un coleccionista normal, ahora y hace veinte años. El grabado era una tiernísima y cartográfica ciudad en forma de snoopy.

Estudié en la escuela de Bellas Artes de Cali, sabía de antemano que no me iba a graduar, pues cuando ingresé circulaba muy suelto entre la historia y la política, la axiología, la estética y la semiótica. Mi vida se afianzó allí como una libreta de apuntes contra el tiempo y sin necesidad de legitimación para crear. En esta misma época y siendo estudiante aún (1977–1980) diseñé en secreto un grupo de acciones suicidas para el arte. Se trataba de acciones corporales (performances) con articulación política y estética, eran comportamientos comprimidos de valor de uso y atestados de valor moral, verificables en ese termómetro fácilmente modificable y ético que se vive en nuestro país. Estas performances no podían ser registradas por razones obvias, los utilizados (performers) fueron siempre esos deprimiditos obedientes y arrojados, además nada difíciles de ubicar.

Mis primeros dibujos los elaboré con cabello mío, encima de esquirlas de vidrio de seguridad que hacían parte del escenario de un crimen contra un infante cometido cerca de mi casa. Al presentárselos a mi profesor de dibujo y pintura Carlos Correa (q.e.p.d.) me felicitó, y yo de la felicidad le hice un pebbles pequeñito con un lápiz fucsia encima de su saco de paño gris impecable que casi siempre lució. Los dibujos que le presenté eran coronas de laureles y juguetes silueteados con cabello, en formato diminuto.

En estas casi dos décadas me he enfrentado y me enfrento ante la parroquia del arte armado con una explosión densa de géneros y medios manejados sobre una franja de tolerancia alimentada por el poder de lo marginal, signada por el no y con mi intuición manejada como un acto de barbarie superior rearticulando mi lugar y conectándome con una línea abierta de investigación, desarrollo y sensación: Nazca – Guadalupe Posada – Torres García – Oiticica.

  • Por otra parte, el espacio nada euclidiano, roto interestelar y objetual del cubismo.

  • La basura redimida de Schwitters y el collage fotográfco del dadaismo berlinés.

  • El arte hecho infusión en el productivismo ruso.

  • La indiferencia de Brancusi.

  • La neutralidad psíquica de Duchamp, los comentarios sobre el tiempo mecánico de Picabia, el autismo y el desasosiego de Magritte.

  • La violencia hecha limbo de Fontana.

  • La estructura y el anatema en Débora Arango.

  • Lo libertario, la re-invención de Marx y la necesidad de romper la historia como espectáculo en los situacionistas.

  • Del arte de la muerte del arte, Cage, Nam June Paik, Beuys, Vostell, Nauman, Kosuth, Haacke, Horn, una media docena de poveras... Ligia Clark.

  • De la deconstrucción, las intervenciones sociales con sierra de Gordon – Matta Clark.

  • De Rudolf Schwarzkogler, Herman Nitsch, Brush, Muehl, Arnulf Rainer, la pasión, la histeria y el sacrificio con cordero secreto incluido como el suicidio de Rudolf.

  • De Salmona la unidad del yo y el todo y la arquitectura como tejido de condición moral, estética y política.

    En mi bello país exhumo la historia anónima u oficial y saqueo lúcida y fatigosamente residuos del arte europeo y norteamericano.
    Produzco arte para nadie en un país sin estado y con mucho miedo; pues el destinatario o consenso siempre estará, y quién sabe hasta cuándo, en Kassel, Münster, Nueva York, Berlín o Basilea.
    En Bogotá o Cali también podría estar el consenso, claro que sí; más bien el ascenso digno al reconocimiento.

  • Construyendo una logística y estrategia del medio, buscando articulación y diálogo internacional y otras operaciones de conciencia, juicio, voluntad, ética y estética.

  • Privilegiando la recirculación y digestión de la obra.

  • Inventando otros espacios superiores y magnetizarlos, dándoles importancia a programas educativos y haciendo de nuestra barbarie un régimen de inteligencia, pues es el arte lo único que nos permite convivir con la muerte.

Texto escrito con mi puño y letra de monja sobre las cuatro paredes y el piso de la Sala Mutis de la Universidad del Valle. Exhibición Margen. curada por Carlos Jiménez. 1996. Cali, Colombia.

Texto leído por mí en el Simposio sobre la situación social y artística en Colombia. Kunst Haus. Daros Latinamerica. 2005. Zurich, Suiza.

Rosemberg Sandoval

 

 

Biografía y Entrevistas
Exhibiciones
Bibliografía y Links
Participación en foros
simposios y conversatorios
Contacto

Acciones Políticas 1987-2007
Registro en video y fotografía de 22 performances con
duración total de 26 Minutos

Prólogo

1. Caudillo (Con higuerilla)
2. Asfalto
3. Caudillo (Con machete)
4. Caudillo (Con lengua)
5. Amanecer de fango
6. Ambulancia I
7. Venus
8. Hombre coca
9. Brigada de corrección moral
(Fuego)

10. Corona de miedo
11. Invierno - infierno
12. Ola de algodón
13. Brigada de corrección moral
(Ración elemental)

14. Sur
15. Bola de mugre
16. Piedra I
17. Adormidera
18. Ambulancia II
19. Casita de arroz
20. Roto
21. El cuarto del artista
22. Caudillo (Con bebé)

Brigada de corrección moral (texto)

Objetos de acciones políticas


Exhibidos en:
Galería Casas Riegner, Bogotá, 2008.
Feria de Arte de Milán (MIART) 
MAAC de Guayaquil, 2008.
la vitrina, lugaradudas, Cali, 2008.
Museo de Arte Moderno de Barranquilla. 2009 

Registro en video:
Mauricio Vergara (Morris).
Fotografía: José Kattán